¿Porqué es importante tomar terapia psicológica?

Estamos dentro de una sociedad cambiante, exigente y agotadora por lo que en muchas ocasiones buscamos la manera de atender la necesidad de ser escuchados o de resolver algunas dudas que tenemos; Siendo así, lo más usual es acudir con nuestros amigos o familia para comentarles aquello que nos sucede, pero con frecuencia al ser algo quizá muy personal no sabemos como contarlo, incluso llegamos a sentir pena.

Referente a platicar “tus asuntos” o  “tus problemas” con amigos o familiares, siempre he pensado algo que me parece oportuno mencionar y lo haré en forma de pregunta: ¿Puedes estar seguro del “buen” o “mal” uso que tus amigos o familiares harán de TU INFORMACIÓN?.

Las promesas de guardar la información en secreto dentro de la familia parece que están hechas para romperse, he conocido tantos casos donde por ejemplo unos hermanos platican cierta situación personal que le sucede a uno de ellos, y el otro (quien escucha el problema) lo primero que hace es llegar a su casa y obviamente como confía en su esposa le platica todo, esta a su vez cuando su marido se va a trabajar o al día siguiente, ella va a casa de su mamá y como está en confianza con ella, le platica lo que le pasa al cuñado y así sucesivamente, se va haciendo una cadena, pero como todos creyeron que estaban “en confianza” dicha información se fue propagando. Pero aún lo mas lamentable de todo esto es que se va haciendo un teléfono descompuesto y la información se va distorsionando. Y con lo anterior no trato de decir que la comunicación en las familias y entre amigos no debe existir, por supuesto que si, sin embargo creo que algunas cosas es mejor guardarlas para nosotros y poderlas hablar en un espacio terapéutico.

Los psicólogos nos apegamos a un código ético que nos impide compartir la información de los pacientes fuera del consultorio y nuestra formación teórica posibilita que hagamos intervenciones, señalamientos e interpretaciones en función de aquello que el paciente comunica a través de su lenguaje verbal y corporal, devolviéndole al paciente una retroalimentación profesional.

Los motivos de los pacientes para sacar una cita pueden ser muy diversos y por mencionar algunos: Niños y adultos con problemas en la adaptación – Problemas Escolares – Dificultad para relacionarse con éxito en los grupos – Modificar conductas – Nerviosismo – Miedos – Problemas con la pareja – Falta de atención o bajo rendimiento – Agresividad – Problemas con el autoconcepto o con la auto-imagen – Dificultad para encontrar pareja – Trastornos Alimenticios – Discusiones con la familia – Pérdidas familiares (duelos) – Platicar una preocupación, etc. De tal modo que todos somos candidatos a recibir apoyo psicológico, desde los niños hasta los adultos mayores. Asistir a terapia no es para “locos” como mucha gente sigue creyendo, es para aquellos que deseamos ser mejores. La salud mental cada vez toma mas importancia, llegará un momento en que todos tengamos nuestro terapeuta de cabecera.

Psic. Javier de la Garza

delagarza.javier@gmail.com